PRESENTACIÓN

 

La dirección de esta casa rural, con conocimiento y experiencia en el sector de la hosteleria segoviana, inicia una nueva etapa con la apertura de La casa rural “La Ribera del Río San Juan”, ofreciendo al cliente un espacio en plena naturaleza,  con unas instalaciones y servicio de calidad para que descanse, reponga fuerzas y disfrute de esta maravillosa provincia que cuenta con atractivos naturales, paisajísticos, culturales, monumentales, gastronómicos y de ocio.  

  

Ubicada en la localidad segoviana  de Aldeonsancho (Aldea de Don Sancho). Te ofrecemos un sin fin de actividades para que lo pases a lo grande en un entorno natural, campos de cereales y girasol, pinares, robledo y arboledas de chopos en los márgenes de sus arroyos de la Fuente, El Cubo y Las Sabinas. Paseando por sus caminos y veredas puedes disfrutar de la naturaleza y el paisaje, recoger níscalos y setas en temporada  y  excursiones a parajes tan bellos como la Ribera del Rio San Juan (Marijabe),  el Parque Natural de Las Hoces del Río Duratón, la ermita de San Frutos, el convento de la Hoz y Las Lagunas de Cantalejo. Segovia, declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, tiene una excepcional oferta monumental. En la provincia hay cuantiosas y ricas muestra de Arte, que permiten la realización de rutas diferentes:  Ruta por la capital segoviana, ruta de los castillos, Ruta del Mudéjar, Ruta del Gótico, Ruta de los pueblos serranos, Ruta de los Reales Sitios y la Ruta del Románico.

 

         Segovia es uno de los más firmes baluartes de la cocina castellana. Visitar cualquiera de los restaurantes que salen al paso del viajero, es una estupenda manera de disfrutar de uno de los aspectos más característicos de la ciudad y provincia, de una forma de Cultura – LA GASTRONOMÍA- que en el siglo XXI sigue combinando la sabía tradición con la necesaria INNOVACIÓN.

 

instalaciones:

Superficie de 325 metros cuadrados.

 

Edificio de 204 metros cuadrados,  de nueva construcción con paredes de piedra vista, acorde con la arquitectura de la zona.

 

PLANTA BAJA:

 

PORTAL-GARAJE

 

La zona de portal garaje, 38 metros cuadrados, espacio con puertas de acceso principal al edificio, entrada al garaje (1 plaza), acceso al jardín y puerta de entrada a la vivienda, cuenta con ventana doble en ángulo a la calle, un pozo antiguo, mesa y sillas. 

 

Sala de Caldera

 

SALÓN

 

 Con una superficie de 25,62 metros cuadrados, está dividido en dos zonas: el comedor y salón.

 

Zona de comedor: mesa grande, sillas, un mueble vitrina y ventana de acceso a la cocina, puerta de acceso la cocina y a la zona de descanso.

 

Zona salón:   chimenea, dos sofás (3+2) plazas,  2 mesas, cuadros, mueble, televisor y un pupitre de madera antiguo, 2 lámparas, escalera de subida al salón-estudio.

 

PASILLO.

 

Con una superficie de   6,18 metros cuadrados, vía de acceso a  Área de servicios y descanso.

 

COCINA:

 

Con una superficie de 8,20 metros cuadrados. Cuenta con una ventana con vistas al jardín. Muebles, vitrocerámica, horno, campana extractora de humos, microondas, lavadora, lavavajillas, frigorífico, cafetera y menaje completo de cocina.

 

CUARTO DE BAÑO:

 

Con una superficie de 4,20 metros cuadrados, dispone de ducha con mampara, wc, lavabo, espejo y mueble.

 

HABITACIÓN 1:

 

Con una superficie de 10,15 metros cuadrados. Ventana con vistas al jardín. Consta de dos camas individuales de 90 cm. y cabeceros de madera, una mesilla, mueble, armario empotrado. Equipada con alfombrillas, cortinas,  lámparas, sillas, cuadros decorativos.

 

HABITACIÓN 2:Con una superficie de 13,70 metros cuadrados. Ventana con vistas al jardín. Consta de un conjunto de:  cama de 150 cm., cabecero, 2 mesillas, cómoda, espejo, armario empotrado, mueble-lavabo decorativo, sillas, lámparas, cortinas, alfombrillas. 1 radiador

  

PRIMERA PLANTA:

 

Acceso por la escalera del salón-comedor

 

SALÓN-ESTUDIO :

 

Con una superficie de 37,75 metros cuadrados. Con ventanas al jardín (1) y al callejón de acceso. Consta de mural con varios muebles y estantes, 2 mesas,  sofá de 3 plazas, sofa-cama,  sillas, alfombra, lámparas y mampara.

 

CUARTO DE BAÑO:

 

Con una superficie de 3,70 metros cuadrados. Consta de ducha, water,  mueble-lavabo y accesorios.

 

JARDIN:

 

Espacio de  125 metros aprox., con árboles frutales, césped, y mobiliario.

 

- El edificio cuenta con la instalación en materia de seguridad y evacuación:

 

-          Señales de seguridad

 

-          Señales informativas

 

-          Planos de evacuación

 

-          Instalación de botiquín de primeros auxilios

 

-           2 extintores de extinción de incendios. Polvo ABC– 6 Kg.  27 A 183B , ubicados uno por planta, instalados en lugar visible y de fácil acceso en el área de uso común, de conformidad con lo previsto en las disposiciones vigentes.

 

-          Instalación de luces de emergencia en cada una de las estancias.

 

UBICACIÓN:

 

CASA RURAL 

“La Ribera del Río San Juan” 

Plaza del Potro, 4 

40380 ALDEONSANCHO (Segovia)  

 Desde Madrid: Carretera de Burgos (N-I) , Salida 100 Cerezo de Abajo, Cuéllar. Continuar por la N-110. Girar a la izquierda e incorporarse a la  carretera SG-205 dirección Cuéllar-Cantalejo. A  25 Km. aprox. Encontramos la  salida a ALDEONSANCHO. 

Desde Valladolid : Autovia  de Pinares Valladolid- Segovia (A-601). Salida 55 hacia la SG-205 dirección Cantalejo.  Recorridos unos 39,5 Km. toma la salida a Aldeonsancho 

Desde Segovia:  Autovia de Pinares Segovia Valladolid (A-601). Salida 104, en la rotonda toma la salida C-603 dirección Turégano/Cantalejo/ Aranda. Una vez en Cantalejo, nos dirigimos por la carretera SG-205 a Aldeonsancho    

 DISTANCIAS: 

 Madrid                130 

Valladolid           140 

Segovia                  53 

Sepúlveda             13 

Pedraza                 22

 

 

PRECIOS:

 

Los precios son fijos durante todo el año 

El precio es de 30 euros, IVA incluido, por persona y noche. 

La estancia mínima es de 2 noches en fin de semana excepto en puentes y festivos que será de las noches que conste dicho puente o periodo vacacional de que se trate. Cualquier otro tipo de estancia contactar con el propietario. 

Al confirmar la reserva, el cliente deberá abonar un pago a cuenta del 20% del importe total, mediante transferencia bancaria. El importe restante (80%) se realizará en efectivo, el día de la llegada a la casa rural. 

La entrada a la casa rural será a partir de las 12:30 horas.

La casa rural quedará libre a las 12:00 horas.

entorno. actividades:

 

Aldeonsancho.-  Tenemos conocimiento de este nombre en un documento de 1204 como Aldeia de don Sancho; en 1247 se cita como Aldea de Don Sancho; en 1759 como Aldeón Sancho; mientras que en que en 1845 ya figura como hoy en día.  El nombre alude a que el fundador de esta aldea fue un noble llamado don Sancho.

 

        También existen referencias en Estudios Segovianos Tomo XIX (1967) nº. 55 en la Ley sobre la planta y conservación de Montes a pedimiento del lugar de Aldeadondsancho. Cito textualmente:  “Don felipe por la gracia de Dios Rey de Castilla y Leon..... a vos el nuestro Corregidor de las Villas de Aranda y Sepúlveda y a vuestro lugarteniente que ordinariamente reside en dicha villa de Sepúlveda y a cada uno de vos salud y gracia. Sepades que Juan de Alvear en nombre del concejo alcaldes Regidores y VºS  del lugar de aldeadonsancho jurisdicción de dicha villa de Sepúlveda nos hico rrelación diciendo quel dicho lugar tenía mucha falta de montes y abrigo para sus ganados por se yr acabando los que al presente tenian y para el rremedio dello avian acordado con licencia nuestra poner y plantar montes a do dezian la cuesta de pedro mingo hasta el arroyo garcia y la muneca y berçolares y el prado de aldeadonsancho que hera del termino del dicho lugar y junto a otros montes suyos y en otras partes........................”  y posterior instrucción. Fecha en Madrid a veintidós dias del mes de marco de mill quinientos y ochenta y seis años. Por mandado de los señores del Consejo.- Lucas de Camargo.

 

Prot. nº. 7.487, Fol., 521 y ss. –A. H.º de Segovia

 

   En uno de sus montículos que rodean el lugar por su lado sur existió en remotos tiempos una iglesia de la que en la actualidad sólo quedan los cimientos enterrados (actual cementerio)

 

  Sus fiestas locales son el 24 de junio en honor de San Juan Bautista, el 10 de agosto para honrar a su patrón San Lorenzo y el 8 de septiembre para hacer lo propio con Nuestra Señora.

 

TURISMO EN LA NATURALEZA:

 

PARQUE NATURAL DE LAS HOCES DEL RIO DURATÓN

 

Declarado Parque natural en 1989. Zona de especial protección para las Aves en 1990 y Lugar de importancia comunitaria en 2006. Situado al noreste de la provincia. Comprende el curso del río, desde Sepúlveda hasta la presa de Burgomillodo (Carrascal del río). Espacio natural de 25 Kilómetros donde el río se ha encajado en un profundo cañón, dibujando un sistema de pliegues en rodilla separados por suaves sinclinares, que conforman unas profundas hoces, cañones y acantilados excavados por el río Duratón en calizas mesozóicas. Vegetación ribereña, sabinas, chopos, endrinos, etc. Paraíso para las aves rapaces, anidando en sus farallones rocosos unas 500 parejas de  buitres leonados y alimoches que conviven con halcones peregrinos, ratoneros y cernícalos, córvidos,  ardillas y nutrias. 

 

La acción del río sobre las piedras calizas ha dado lugar a numerosas cavernas, como la cueva de los 7 altares construida, al parecer por los visigodos, ubicada al lado del puente, en la carretera que une San Miguel de Neguera con Villaseca. Destacan también las cuevas de La Huelga, El Cabrón, La Molinilla o el Pájaro en las que existen pinturas rupestres de la edad de bronce. Puentes y calzadas romanas, pequeños santuarios rupestres de origen visigodo.

 

Hay diversas sendas o rutas:

 

1.- Ruta que comienza en el Puente de Talcano (Sepúlveda) a Puente de Villaseca.  Senderismo. Es un recorrido lineal de 12 Km. (Ida). Abierto de 1 de agosto hasta el 31 de diciembre. Fuera de este período para acceder hay que solicitar permiso por fax a la Casa del Parque (921-540322). Señalado nombre del grupo, nombre y DNI de responsable y fecha para la que solicita el acceso.

 

2.- Ruta de los dos ríos.: Es una ruta circular, senderismo, de unos 5 km., dificultad media.

 

3.- Senda de la Molinilla

 

4.- Visita a la ermita de San Frutos.

 

5.- Visita al Convento de la Hoz

 

6.- Piragüismo en la zona del embalse de Burgomillodo, Rutas a caballo, en Bicicleta, etc.

 

 

LA RIBERA DEL RIO SAN JUAN (MARIJABE)

 

Aunque se puede hacer esta ruta, comenzando desde la localidad de Castroserna de Arriba, un aperitivo para enlazar con la ruta del Parque, puede partir desde las fuentes del río San Juan, fácilmente localizables en la distancia por el depósito de agua de su captación, debemos continuar por su orilla derecha que en unos escasos dos kilómetros nos llevará hasta el molino del que fuera San Miguel de Neguera,  que ahora ya no son más que un amasijo de piedras que a duras penas se mantienen en pie. Etimológicamente deriva del latín “necaria”, que significa necrópolis, debido a la existencia de una necrópolis visigoda. Así mismo la cercana población de Sebúlcor deriva de “sepulcro”, habiéndose constatado la existencia de un poblado hispano-romano y visigodo en el Cerro de Castillejo. 

 

LAGUNAS DE CANTALEJO

 

IBA 54 “Río Cega-Tierra de Pinares” (Zona de Especial Protección para Aves) y LIC (Lugar de Interés Comunitario)

 

Se encuentran en el corazón de la provincia de Segovia,  dentro de la comarca de Tierra de Pinares, en una zona llana entre las cuencas hidrográficas de los ríos Cega y Duratón,  uno de los espacios naturales más singulares de Castilla y León, formado por un conjunto de humedales. Hay tres paseos señalizados que permiten recorrer las principales lagunas (Navalayegua, Navalagrulla, La Cerrada, Matisalvador, Navacornales) y dos observatorios ornitológicos desde los que es muy fácil disfrutar de las aves.

 

LAS HOCES DEL RIO RIAZA

 

Las Hoces del rio Riaza constituyen un espacio natural de gran valor paisajístico y por la comunidad de aves que lo habitan, destacando el buitre leonado. La ruta es una senda lineal que recorre las Hoces del río Riaza, con comienzo en Montejo de la Vega. El recorrido se puede hacer de ida y vuelta, en total de 21 Km. o podemos hacer solamente el camino de ida, si otro vehículo nos espera en el aparcamiento de la Presa de Linares. Para llegar a este aparcamiento tomaremos la carretera de Fuentelcésped hacia Ayllón, y poco después de entrar en la provincia de Segovia, en una curva hacia la izquierda, tomamos un pista que sale a la derecha, con una señal que indica “Pie de Presa”.

 

La ruta discurre por un cómodo y llano camino en su mayor parte, salvo un pequeño tramo de sendero estrecho y empinado. Para hacer esta ruta entre el 1 de enero y el 31 de julio hay que solicitar autorización en la Casa del Parque, estando limitado el tamaño máximo del grupo a 10 personas.  

 

ACEBAL DE PRADENA Y CUEVA DE LOS ENEBRALEJOS

  

ACEBAL DE PRADENA

 

El acebo es un árbol protegido, para garantizar su desarrollo y pervivencia, su nivel de protección está catalogado dentro de  Espacio Natural de la Sierra de Guadarrama y Red Natura 2000; no se puede cortar sus ramas ni coger sus frutos. La recolección descontrolada supondría una gran pérdida de biodiversidad y valor ecológico de este singular y maravilloso lugar.

 

Se encuentra en la falda de la Sierra de Prádena, con una extensión de 60 Has, situadas más arriba del paso de la cañada Real Soriana Occidental, es el bosque de acebos (ilex aquifolium) más meridional de España y la mancha más importante del Sistema Central. Se propone un recorrido que se inicia en el camino de los Arrieros, a la altura del área recreativa de El Bardal.  A lo largo de la ruta de aproximadamente 6km de recorrido circular, se puede observar que las zonas más densas de acebos están intercaladas con otras adehesadas, en las que aparecen centenarios robles, sabinas y encinas. Los frutos del acebo proporcionan alimento durante el invierno a la fauna existente. Algunos de los animales que podemos encontrarnos son el mirlo, el alcaudón real, el estornino negro y el ratón de campo. Para observar sus frutos rojos la mejor época de visita es  de noviembre a febrero. La ruta establecida puede recorrerse en dos horas, es de baja dificultad y se puede realizar con niños. 

 

En las faldas de la Sierra de Prádena proliferan los bosques de acebos. Sus orígenes se remontan a épocas en las que el clima era diferente al actual. El acebo es una planta que en forma de arbusto o de árbol puede alcanzar hasta los 10m de altura; crece en los sombríos, suelos frescos y hoces de los ríos. Sus hojas puntiagudas, verdes y oscuras que brillan con el sol, combinan con sus hermosos frutos rojos. El recorrido que se propone  para la visita a este acebal se inicia en el camino de los Arrieros, a la altura del área recreativa de El Bardal.

 

LA CUEVA

 

La cueva de los Enebralejos, cerca de Prádena de la Sierra, reúne circunstancias desde los puntos de vista espeleológico, arqueológico, geográfico y turístico.

 

Desde su entrada, la cueva nos presenta la belleza de sus salas y galerías, adornadas con un espléndido conjunto de concreciones calcáreas: estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas y banderas se suceden a medida que nos internamos en ella. Nos encontramos también con numerosas muestas del uso de la cueva como necrópolis, por nuestros antepasados del colcolítico, en forma de pinturas y grabados que han sido datados aproximadamente del año 2500 a.C.

 

En el entorno se reproduce el ambiente de un poblado prehistórico del inicio de la edad de los metales, hace mas de 4000 años. A través de esta visita es posible conocer las formas de vida de sus antiguos habitantes.  Visitar en grupos como mínimo de 20 personas. Teléfono 921507113

 

 

Segovia declarada Patrimonio de la Humanidad, por la UNESCO, tiene una excepcional oferta monumental. En la provincia hay cuantiosas y ricas muestras de arte, que permiten la realización de rutas diferentes:

 

Ruta por la capital segoviana, ruta de los castillos de la Sierra, de los castillos del Mudéjar, Ruta del Gótico, Ruta de los pueblos serranos, Ruta de los Reales Sitios y la Ruta del Románico.

  

Ermita de San Frutos

 

En el corazón del Parque, situada  sobre uno de los meandros que forman las hoces del río, se alza sobre los abismos del río la ermita de San Frutos, una construcción románica del siglo XII que se realizó sobre otra visigótica del siglo VII. La Fundación se atribuye a San Frutos (642-715) y sus dos hermanos, San Valentín y Santa Engracia, que eligieron el lugar para dedicarse a la vida contemplativa. Posteriormente se completó el complejo con un monasterio y un cementerio. Desde este lugar se aprecian las tres zonas diferentes y determinadas que configuran el parque, la paramera en la zona superior, el bosque de ribera a la orilla y los cortados.  Se accede al complejo religioso mediante un pequeño puente de piedra construido en 1757 que salva una grieta, La Cuchillada. Entre la grieta y la ermita están los restos de un monasterio benedictino. Un poco más adelante se encuentra la ermita y al pie de su ábside se conservan varias tumbas antropomórficas datadas en la Alta Edad Media y relacionadas con la reconquista de la zona por Fernán González en el siglo X y reutilizadas por los monjes del priorato. Entre el complejo religioso y el borde del acantilado se ubica un cementerio y a su lado, en una pequeña construcción, se encuentran las tumbas que la tradición adjudica al santo y sus dos hermanos, ahora vacías. Al lado izquierdo de La Cuchillada quedan los restos de una primitiva escalera tallada en la roca para bajar al fondo del cañón. En junio de 1931 fue calificado como Monumento Nacional. San Frutos es el patrón de la provincia de Segovia y el 25 de octubre se realiza la romería en su honor.

  

En conclusión, la sobriedad de este templo no ofrece demasiadas concesiones estéticas al visitante. Pero su valor es incuestionable al tratarse de una de las construcciones románicas más antiguas del sur de Castilla, levantada en una época de epopeyas y en un paraje incomparable. La espiritualidad que emana de la belleza salvaje del lugar permite comprender su elección para fundar un monasterio. Pocos sitios como San Frutos, en el marco incomparable de las Hoces del Duratón, causan mayores vibraciones transcendentes. Para acceder a la ermita de San Frustos, hay que llegar a Villaseca, y desviarse por una pista en buen estado que está señalizada.

 

 

Convento Franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz

  

 Situado en el fondo del desfiladero, es un remanso de paz y tranquilidad, se encuentra en una pequeña lengua de tierra respetada por el encajonamiento del río en una de sus hoces más cerradas, lo que contribuye a la espectacularidad y belleza del conjunto. Tiene su origen muy antiguo, posiblemente algún eremitorio que incluso habría tenido continuidad en una iglesia dedicada a San Pantaleón donde también se reuniría una comunidad monástica, pero todo ello acabaría con la invasión sarracena. Más adelante habría que situar la aparición milagrosa de la imagen de la Virgen, encontrada por un pastor que comunicó la noticia a los monjes del cercano priorato de San Frutos, desde aquel acontecimiento en este lugar se estableció un santuario dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles. El 1231 los franciscanos se establecieron en el santuario, donde edificarían un convento, gracias a la intervención del obispo de Segovia y el visto bueno de los benedictinos, que tenían derechos sobre dicho lugar. En 1492 se produjo un derrumbe y todo el convento, salvo la iglesia, se vino abajo. Con la ayuda de la reina Isabel la Católica, que tenía sus propias estancias en el convento, se acometieron tareas de reedificación, que continuaron con Felipe II. Con la desamortización de Mendizábal, el convento fue abandonado y en la actualidad sólo queda en pie la fachada sur del monasterio , con tres arcos, las ventanas de las celdas de los monjes y restos de otras dependencias. Se han conservado también varios escudos, restos de pinturas y piedras con leyendas. Declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en categoría de Monumento.

  

RUTA DE LOS CASTILLOS.-  Tomando como referencia el Alcázar de Segovia . Saliendo de la ciudad nos dirigimos a visitar el Castillo.Iglesia de Turégano, el templo románico de San Miguel fue la raíz de la fortaleza (s.XV) obra de Juan Guas y Gil de Hontañon, sobre la que se van añadiendo superponiendo edificaciones, donde pasaron personajes de la historia como Alfonso I el batallador y Doña Urraca, Juan II, Don Álvaro de Luna, Fernando el Católico.., Un tercer castillo se nos aparece en la medieval y amurallada  Villa de Pedraza de la Sierra, en una gran explanada se encuentra el castillo, propiedad de los descendientes del Pintor Zuloaga, del que se conservan algunas obras en este torreón. En el castillo estuvieron prisioneros los hijos de Francisco I de Francia, tomados como rehenes en la batalla de Pavia. En la Velilla, localidad desde la que se accede a Pedraza, existe una muy bella Iglesia románica de la Virgen de las Vegas, construida en el siglo XII sobre un mausoleo paleocristiano.

 

Desde Pedraza a corta distancia se encuentra el romántico Castillo de Castilnovo, del siglo XV que parece extraido de un cuento de Hadas, edificio de planta trapezoidad, con seis torreones redondos y rectangulares, construido con hileras de ladrillo y mampostería. En sus muros se abren multitud de ventanas ajimezadas que aligeran la construcción. Fue erigido por los Reyes de Aragón y posteriormente perteneció a Don Álvaro de Luna y a los Reyes Católicos. A ocho kilómetros se encuentra la villa de Sepúlveda, una de las más pintorescas de la provincia, en la que sólo quedan algunos restos sobre su muralla, del antiguo castillo, mirando a la Plaza de España. Existe un conjunto de monumentos tan ejemplares como las románicas iglesias de El Salvador, Nuestra Señora de la Peña y San Bartolomé.  Siguiendo hasta Cuéllar, su castillo de los Alburquerque es un formidable ejemplo de las fortalezas castellanas, donde hoy se imparten clases y existe un importante archivo. Ampliando la visita a su conjunto urbano, en el que se conservan viejos palacios y edificios singulares, así como una valiosa muestra del arte mudéjar contenido en varios templos: el de San Martín, centro de interpretación de este arte. Acabamos la visita a los castillos con el de Coca, edificado por el arzobispo Alonso de Fonseca a principios del siglo XV, entre los ríos Eresma y Voltoya, se le considera  el ejemplo más destacado de la arquitectura militar mudéjar. Es todo de ladrillo y está de un ancho y profundo foso. En la villa también puede contemplase la puerta de acceso.

   

RUTA DEL ROMÁNICO

  

La provincia de Segovia ofrece al visitante amante del arte medieval nada menos que un total de 300 edificios o restos románicos de entidad a lo largo y ancho de la provincia, lo que supone una de las mayores concentraciones de restos románicos de toda España. La capital cuenta con más de una veintena de iglesias románicas de los siglos XII y XIII.  Además, en Segovia podrá descubrir la mayor colección de galerias porticadas de toda Europa. Estas galerias son pequeños espacios semicerrados por arquerías que apoyan sobre columnas con capiteles tallados con los más diversos motivos: escenas bíblicas (especialmente Nuevo testamento y en concreto del ciclo de Navidad), monstruos fabulosos, escenas costumbristas, etc. fruto la apasionante mentalidad medieval. No podemos olvidar las elegantes torres segovianas decoradas con varios pisos de arcos que se alzan orgullosas en cualquier iglesia rural. Es la provincia que más campanarios románicos conservan, junto con la provincia de Burgos.

  

Románico en la comarca del Río Pirón y Turégano

  

Franja nororiental de la Comunidad de Villa y Tierra de Segovia regada por el río Pirón y sus afluentes rios Viejo y Polendos que tiene Turégano como su principal y más conocida población  

 

El románico de estas tierras cercanas a la ciudad de Segovia es abundante y homogéneo. Especialmente influido por las modas y estilos imperantes en la capital, comparten con ésta su general carácter tardío, probablemente fechables en el siglo XIII.

 

Algunas construcciones se conservan aceptablemente y forman un conjunto de gran monumentalidad arquitectónica como la iglesia de Santiago en la plaza y de San Miguel en el castillo de Turégano y los templos de Sotosalbos,  la Iglesia de La Asunción en Caballar, la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción en Torreiglesias, Pelayos del Arroyo, La Cuesta, aunque en ésta, sus tres naves se deben a una ampliación gótica. En otros casos las construcciones serán más modestas, levantadas con calicanto, y su interés se centrará en portadas y galerías. El rasgo común y principal del románico del Pirón es la exuberancia de decoración floral y vegetal de sus portadas. Destacando también las de Tenzuela, Basardilla y Torrecaballeros.
La decoración de rosetas inscritas en círculos perlados y las flores de aro de formas acorazonadas constituyen el principal carácter unificador del románico de esta comarca. En lo referente a la escultura figurada, será el repertorio animalístico, tan abundante en toda la provincia y de gran importancia en la capital, una constante en estas iglesias. No falta la amplia colección de leones, arpías, grifos, centauros, dragones y aves, frecuentemente enmarañados por selva vegetal, de inspiración silense
.

 

Románico en la comunidad de Villa y Tierra de Pedraza

 

Alrededor de la maravillosa villa se concentran una serie de templos y ermitas que tienen como denominador común la sencillez y austeridad, empleando el calicanto como material principal de construcción aunque también existen casos de gran calidad plástica.

 

Las iglesias más importantes de la comarca de Pedraza son las ruinas del Monasterio cisterciense de Santa María de la Sierra de Collado Hermoso, muy cerca de Sotosalbos, la ermita de Nuestra Señora de las Vegas de Requijada y San Juan en El Arenal, las que mejor repertorio escultórico ofrecen en los capiteles de puertas y galerías. Todo el conjunto es bastante tardío con una estética cisterciense muy cercana ya al gótico.

 

La iglesia del cementerio de Rebollo, magnifica iglesia de tres naves con capiteles de gran calidad en las columnas de sus arcos formeros.

 

La Iglesia de Aldealengua de Pedraza, llamada la catedral de la sierra por su gran volumen y el lugar en que se ubica. Es de las pocas iglesias de tres naves del románico rural segoviano.

 

Románico en la comarca de Ayllón y Maderuelo

 

En el extremo oriental de la provincia, es una comarca muy interesante, gracias al carácter monumental de algunas de sus villas y a la noble soledad que se respira a lo largo y ancho de la zona. La monumental e histórica villa de Ayllón es uno de los lugares más importantes de Segovia, habiendo sido declarado Conjunto Histórico-Artístico posee un puente de origen romano sobre el río aguisejo,  la iglesia de San Miguel del románico tardío, junto a las ruinas de la de San Juan y la iglesia de Santa María la Mayor del mismo estilo. Aquí hay que aprovechar para hacer un recorrido por el pueblo y contemplar la Plaza Mayor con su ayuntamiento del siglo XVI, los palacios de Juan de Contreras y del Obispo Vellosillo, así como la popular torre de la Martina, resto de una fortificación en los más alto del Caserío.

 

Continuamos viaje hasta otra localidad también cercana, Maderuelo, con su recinto amurallado junto al embalse de Linares, cuyas aguas ocultan un puente romano que puede contemplarse cuando baja el nivel de aquellas; también junto a este embalse, la ermita de la Vera Cruz, que poseía unos maravillosos frescos románicos que, con ocasión de la construcción del embalse, fueron trasladados en 1946 al Museo del Prado , destacando  también la excelente galería porticada  de la Iglesia de San Pedro en Grado del Pico y  el templo de la Natividad de Santa María de Riaza.

 

La ruta del mudéjar segoviano se puede vivir principalmente a través de dos pueblos a los que ya nos remos referido, Coca y Cuéllar, además de Aguilafuente, Samboal, Carbonero el Mayor, Gomezserracín, Chatún, Pinarejos.

 

GASTRONOMIA

  

Segovia es uno de los más firmes baluartes de la cocina castellana. Visitar cualquiera de los restaurantes que salen al paso del viajero, es una estupenda manera de disfrutar de uno de los aspectos más característicos de la ciudad y provincia, de una forma de Cultura – LA GASTRONOMÍA- que en el siglo XXI sigue combinando la sabía tradición con la necesaria INNOVACIÓN. El Asado de cordero lechal o el cochinillo son parte de la oferta de las carnes de los restaurantes de las tierras de Sepúlveda, Pedraza, completada por los productos obtenidos de la matanza del cerdo, ritual que aun se celebra en la provincia en los meses más fríos, produciendo chorizos, morcillas y demás embutidos.  Los ríos serranos aportan la exquisita trucha  y las huertas una variada y rica oferta de temporada. Acompañada por el postre por excelencia: Ponche segoviano y regada por alguno de los reconocidos vinos, denominación de origen “Ribera del Duero” y que se producen en la provincia como los Blancos de Nieva o los tintos de  Sacramenia y Valtiendas.

  

Enlaces:

 www.turismosegovia.com

 www.segoviayprovincia.com

 www.turismocastillayleon.com

 

SEPÚLVEDA

 

      Población:1.287 habitantes.
      Superficie: 124 kilómetros cuadrados.
      Altitud: 1.014metros.
      Pedanías: Aldehuelas de Sepúlveda, Castrillo de Sepúlveda, Consuegra de Murera,          Duratón, Hinojosas del Cerro, Perorrubio, Tanarro, Vellosillo, Villar de Sobrepeña, Villaseca.
Comarca Tierras de Sepúlveda.
Lugares de interés: Iglesias de San Bartolomé, Santiago, El Salvador y Santos Justo y Pastor. Muralla. Plaza Mayor. Cárcel de la villa. Casas de los Gil de Gibaja, del Señor y de Proaño. Santuario de Nuestra Señora de la Peña. Arcos de la Judería. Mirador. Parque Natural de las Hoces del Duratón.
Tradiciones: Celebran la Minera el tercer domingo de cada mes en la iglesia del Salvador.
Artesanía: Única y muy conocida es la artesanía de piedra caliza con un tono rosado que sólo se encuentra en esta zona. 
Gastronomía: Sin duda, el nombre de Sepúlveda va unido al del cordero asado en horno de leña, famoso en toda la geografía nacional. Aunque de menor fama, también son de calidad algunos de los productos de la matanza como el chorizo y el lomo de la olla. Además se pueden degustar ricas truchas y postres típicos. También conocida es su bollería tradicional como los soplillos, rosquillas o pastafloras.
Fiestas: San Marcos, el 25 de abril y San Marquillos, el 26; en julio la Fiesta de los Fueros y el mercado Medieval; el 9 de agosto, San Justo; el 15 de agosto, la Virgen de las Pucherillas; el 23, El Diablillo. y el último fin de semana de agosto 'Los Santos Toros'. Ya en septiembre festejan San Miguel y la Virgen de la Peña. 
 

 

ALDEHUELAS DE SEPÚLVEDA: Iglesia de San Esteban. CASTRILLO DE SEPÚLVEDA: Iglesia de San Bernabé Apóstol. CONSUEGRA DE MURERA: Iglesia de San Pedro Apóstol. DURATÓN: Iglesia de la Asunción de la Virgen. HINOJOSAS DEL CERRO: Iglesia dedicada a San Ubaldo. PERORRUBIO: Iglesia de San Pedro Advíncula, joya el arte románico. TANARRO: Ermita de Santa Bárbara. VELLOSILLO: Iglesia de Nuestra Señora de la Serna.  VILLAR DE SOBREPEÑA: Iglesia de Nuestra Señora del Rosario. VILLASECA: Iglesia de Santo Tomás.

 

DESCRIPCIÓN

 

La antigua y medieval villa de Sepúlveda se instala encajonada entre los cerros de Somosierra y la Picota, a los cuales rodean y ponen sitio el río Duratón y su afluente el Caslilla. Con su sinuoso discurrir estas dos corrientes hidrológicas han construido a través del tiempo un espectacular paisaje de hoces y barrancas, que confieren la bella personalidad de los entornos que hoy podemos disfrutar en los alrededores de esta villa segoviana.

 

Ya en época neolítica se sale que el lugar estuvo poblado y de ello han quedado vestigios en la Cueva de Nogaleda. En tiempos prerromanos a Sepúlveda se la asocia con la ciudad arévaca de Colenda, que sería sometida por el general romano T. Didio en el año 98 a.C., pasándose a denominar como Septempublicam. De esta época y en el pago conocido como Los Mercados, se han localizado restos de una villa romana así como de su necrópolis. En tiempos visigodos el lugar vuelve a ser poblado y de ello ha quedado algún vestigio en la iglesia románica de El Salvador. Después de la ocupación árabe y ya en el siglo XI, el lugar vuelve a ser repoblado por el conde Sancho García, el cual la concederá fueros, que posteriormente confirmaría el rey Alfonso VI. A partir de entonces comienza una intensa vida histórica, dada la estratégica situación de la villa. De ese tiempo todavía se conserva parte de su castillo, convertido en Casa Consistorial en el siglo XVIII, y las murallas del siglo XII que encerraban a su antiguo burgo, junto con algunas de sus puertas, de las que llegó a tener siete: Puerta de la Fuerza, Arco de la Villa, El Azogue, del Río y Ecce-Homo.

 

Las calles de Sepúlveda trepan empinadas por los cerros antes mentados, y sobre uno de los cuales veremos instalada la iglesia parroquial de El Salvador. Recorriendo sus calles empedradas y porticadas (Lope Tablada), veremos restos de murallas, torreones almenados, casas señoriales blasonadas (de El Moro, Las Conchas), plazas y pequeños rincones, que entre todos componen el particular encanto de la trama urbana de esta acogedora villa. En 1951 el conjunto urbano de Sepulveda fue declarado Monumento Histórico Nacional.
Uno de los lugares más atractivos del casco urbano de Sepúlveda lo es su Plaza Mayor, a la cual podemos acceder desde la conocida Puerta Ecce-Homo. La Plaza Mayor de Sepúlveda es un espacio rectangular y parcialmente porticado, presidido por el Palacio del Conde de Sepúlveda construido en el siglo XIX, en el que destaca la labor de cantería que corona su fachada. A un lado de esta plaza, se localiza la fuente de piedra y bronce construida en 1.904 en honor al primer Conde de Sepúlveda. Desde ella y a través de una escalinata ascenderemos a la iglesia de San Bartolomé, templo de origen románico (S-XII) que aloja una buena colección de retablos e imaginería barroca, pertenecientes a algunas iglesias parroquiales de su término.

 

Próxima al Ayuntamiento se encuentra la iglesia románica de Santiago, que en la actualidad ejerce como Centro de Interpretación de la Naturaleza del Parque Natural de las Hoces del Duratón. Otro edificio románico de Sepúlveda, lo es su iglesia parroquial de El Salvador, de una sola nave con ábside semicircular en su cabecera y un bello porticado en uno de sus lados. Otros dos templos románicos de Sepúlveda los son el de San Justo y Pastor con su bella portada y el Santuario de Nuestra Señora de la Peña, detrás del cual existe un amplio mirador desde el que se mantiene una excelente vista sobre el cañón que ciñe a la villa.

 

Dentro del término de Sepúlveda y ocupando una buena parte de él, se localiza el Parque Natural de las Hoces del Duratón. El río Duratón nace en el Puerto de Somosierra y casi a la mitad de su recorrido (más de cien kilómetros de cuenca hasta desembocar en el río Duero cerca de Peñafiel) organiza a la altura de esta villa segoviana un cañón de veinticinco kilómetros de recorrido, con hoces y desniveles que en algunos puntos se aproximan a los cien metros de altura. Recorrerle es todo un regalo para los sentidos, pues las hoces y cañones organizados por los procesos cársticos del agua sobre la piedra caliza, conforman uno de los más bellos paisajes creados por la naturaleza. Desde Sepúlveda pueden realizarse cómodas excursiones por el mencionado Parque de las Hoces del Río Duratón, donde visitaremos algunas zonas de nidificación de buitres leonados, o acercarnos hasta la Cueva de Lóbregas y a la Cueva Labrada. Algunas de estas cuevas fueron utilizadas como eremitorios en la Alta Edad Media por monjes vinculados a la figura de San Frutos, patrón de Segovia.

 

También dentro del término municipal de Sepúlveda, se localiza el lugar de Perorrubio, cuya iglesia exhibe un valioso doble porticado románico tanto en el atrio del templo como en su acceso. Lo mismo ocurre en Duratón, donde los capiteles del atrio de su iglesia nos mostraran bellas y finas composiciones con temas y escenas que recuerdan la vida de Cristo.

 

Próxima a Villaseca se localiza la ermita de San Frutos, ya en pleno corazón del Parque Natural de las Hoces del Duratón, donde se retiraron en el siglo VII el patrón de Segovia san Frutos y sus hermanos mártires Valentín y Engracia. La iglesia románica que allí hoy vemos, fue un priorato fundado en el año 1100 por el Monasterio de Santo Domingo de Silos, cuyo escudo abacial todavía se ve sobre uno de los arcos de ingreso. En este lugar se celebra el 25 de octubre la romería de San Frutos, uno de los actos lúdicos y religiosos con más raigambre de toda la provincia de Segovia.

aberinto turístico

El patrimonio histórico y natural, su enclave y gastronomía hacen de Sepúlveda un referente turístico

Texto y fotografías de Isabel Jimeno.

 Desde primera hora comienza a salir humo por las chimeneas de los figones, asadores y restaurantes. Bien atizados, los hornos van cogiendo temperatura para, en unos minutos, meter los corderos a asar. Es fin de semana y Sepúlveda se prepara para acoger al aluvión de visitantes que llega a la villa. El olor a humo, poco a poco, va dejando paso por las estrechas y empinadas calles al aroma de los corderos asados en su punto y las chuletas.

Todo está listo para que el puntero sector hostelero sepulvedano deleite a los visitantes, que se toman un respiro en su visita al pueblo, declarado conjunto histórico. Tras una primera impresión global desde el mirador que permite ver el perfecto enclave de una ciudad medieval estratégicamente construida para la defensa, en un peña, entre los cauces del río Duratón y Castilla, un rico patrimonio histórico salpica las calles de Sepúlveda. Iglesias, la plaza, los arcos de entrada al recinto, construcciones excavadas en la roca y casas que por una parte están a ras de suelo y por otra se asoman al abismo, esperan en el recorrido.

Diez pedanías

Pero no solo Sepúlveda atesora un gran potencial. Las otras diez pedanías que componen el municipio, dispersas a lo largo de 124 kilómetros cuadrados, además de «muchas complicaciones y dificultades», también completan el encanto especial de Sepúlveda. La iglesia de Duratón, uno de los estandartes del románico, es una de las joyas sepulvedanas.

Con algunos pueblos que no pasan de los tres vecinos, la lucha contra la caída demográfica es uno de los frentes abiertos por el Consistorio sepulvedano, que confía en ejecutar una complicada expansión, debido a la orografía, que permita a Sepúlveda salir del estancamiento del censo tras unos años de caída en picado.

Las peculiaridades de la orografía de Sepúlveda, su patrimonio monumental, histórico y natural, dificulta la posibilidad de instalar empresas en la localidad, que debe explotar su condición de pueblo de referencia con centro de salud y colegio comarcal y, sobre todo, dirigir su futuro hacia el sector turístico. «Es lo que tenemos y hacia donde vamos», apunta el alcalde, Ismael Ortiz, convencido de que «Sepúlveda se va conformar como un lugar turístico por excelencia en el que habrá que cuidar mucho la calidad».

Un nuevo reto para el pueblo, que ha sabido explotar sus posibilidades gracias a su patrimonio y cercanía al Parque Natural de las Hoces del Duratón, y se ha adaptado a las demandas de los tiempos. «Hace años no había donde dormir y ahora hay diez alojamientos», destaca el alcalde, que subraya el importante paso de haber logrado que los visitantes pernocten gracias a las doscientas plazas de alojamiento.

El turismo mueve a cientos de personas, que cada fin de semana pasan por Sepúlveda, una localidad «capacitada para atender a todas esas personas», aunque Ismael Ortiz apunta el reto de poder «desestacionalizar» las cuatro mil visitas que llegan el sábado y el domingo y prolongarlas durante el toda la semana.

 

 

 

Cruce de culturas

La Fiesta de los Fueros recordará este año la presencia de judíos en Sepúlveda, donde también convivieron cristianos y musulmanes

Isabel Jimeno.

Los ensayos se intensifican. Se acerca la hora del debut. Los sepulvedanos se aplican en aprenderse los papeles para los cuadros teatrales que animarán la Fiesta de los Fueros los próximos 15 y 16 de julio. Será la tercera edición, pero ya está plenamente consolidada entre los vecinos, que se echan masivamente a la calle para participar en las funciones, contemplar las actividades o simplemente contribuir con sus vestimentas medievales a recuperar el aspecto que la villa vivió hace siglos.

Cristianos, musulmanes y judíos convivieron en Sepúlveda y este año la fiesta está dedicada a estos últimos, como recuerdo a la expulsión de este colectivo de España, que en la villa segoviana vivió el anticipo unos años. El año que viene, los musulmanes serán el centro de la actividad de los Fueros.
Bajo el título ‘Los Sepulvedanos: la estrella de David’ se desarrollará este año la fiesta dentro de dos semanas, en la que un centenar de actores aficionados sepulvedanos se encargarán de escenificar en distintos lugares de la localidad las obras escritas también por hijos del pueblo para una fiesta en la que la participación e implicación de los vecinos es esencial y la hace especial.

Mercadillo medieval, talleres artesanales e infantil, bailes, exhibiciones de cetrería, la misa de la Minerva el domingo en la iglesia de El Salvador, animación de calles y cuentacuentos se sucederán durante dos días, después de que el toque de la Zángana marque el inicio de los actos, que serán inaugurados de forma oficial con el pregón minutos después.

Y si el paseo por las empinadas, estrechas y empedradas calles de Sepúlveda ya es agradable y no deja un minuto de descanso a la mirada, durante estos días tendrá un aliciente añadido: disfrutar del paisaje encantado a la luz de las cuatrocientas antorchas que sustituirán el alumbrado eléctrico. Tras el toque de queda que a las diez de la noche anunciará el cierre de las siete puertas que daban acceso a la villa, Antonio Rebollo Liñán, el arquero de Barcelona’92, inaugurará esta antigua iluminación para conducir a sepulvedanos y visitantes por las calles de este estratégico enclave, ubicado en una peña, entre los cauces de los ríos Duratón y Castilla, cuya ubicación le hizo ser deseado por muchas culturas, que pasaron y convivieron en Sepúlveda y cuyo legado conforma hoy el rico patrimonio histórico, reclamo de miles de turistas, que también llegan aquí para disfrutar de otra de sus estrellas: el cordero asado.

Y esa rica historia es la que la Fiesta de los Fueros, que este año se celebrará por tercer año consecutivo, trata de recuperar y recordar.

  

 Los sepulvedanos celebran fiestas profanas y religiosas

Isabel Jimeno. Sepulveda

Uno de los desfiles conmemorativos de la promulgación de los Fueros de Sepúlveda. / Antonio Tanarro.

 Profanas y religiosas. Todas tienen cabida en el calendario de festejos de Sepúlveda, en el que también se incluyen las fiestas de las otras diez pedanías que componen el municipio.
De carácter religioso y gran devoción es la fiesta del Corpus. A los setenta días de la Pascua, la procesión recorre las calles y altares distribuidos por los rincones de la villa. La siguen los ocho días de la Octava, cuando los hermanos de la cofradía se turnan de dos en dos para velar al Santísimo en el interior de la iglesia. También de origen cristiano son las fiestas de San Miguel, el 29 septiembre, día en el que también se celebra la patrona de la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, la Virgen de la Peña. El paseo de los comisarios acompañados por cohetes y música sucede a la novena previa a los festejos en los que la imagen de la virgen no sale del templo en procesión, un acto que se reserva para pedir el fin de las grandes sequías o peligros.

De carácter profano son otras dos fechas importantes. El último fin de semana de agosto tienen lugar las fiestas más multitudinarias, las de Los Toros, en las que los astados son los protagonistas de las actividades más vistosas, como los encierros por el campo, en los que la pericia de los caballistas debe bastar para que los toros entren en las estrechas calles del pueblo tras el paseo por la Barbacana.
En torno a esos días los jóvenes también recuperan otra tradición, la del Diablillo, el 23 de agosto, víspera de San Bartolomé. Según cuenta la leyenda las cadenas que le atan al santo ese día se sueltan y corre por el pueblo. Los jóvenes, ataviados con trajes rojos y luces en la cabeza, corren entre el público por las calles a oscuras para regresar de nuevo al templo y ser encadenados a una tradición que se recupera año tras año.

 

  

Embellecer lo bello. Isabel Jimeno. Sepulveda

El rico patrimonio arquitectónico y medioambiental es un atractivo que reclama la atención de los miles de visitantes que llegan cada año a la villa medieval amurallada asomada al precipicio del río. Y mejorar y explotar las posibilidades de ese legado histórico, una de las actuaciones destacadas del Ayuntamiento, que trata de «embellecer» Sepúlveda. Recorrer los nueve kilómetros de curvas merecen la pena y disfrutar de la imagen de la señorial villa será más fácil en breve, en cuanto acaben las mejoras de la carretera, que, bajo las premisas de respeto del entorno y la fauna, eliminará buena parte del sinuoso trazado, haciendo realidad una de las demandas de la población.
Buena parte de los proyectos puestos en marcha desde el Consistorio sepulvedano están vinculados a la recuperación de espacios emblemáticos de la villa como el cambio del asfalto por adoquines rústicos en la travesía y piedras rosas de Sepúlveda en las aceras o la rehabilitación del viejo Teatro Bretón que, aunque con algo de retraso por los restos históricos encontrados durante las obras en este edificio encajado entre el castillo y la muralla, avanza para recuperar su uso como teatro y auditorio con «una vida intensa » , apunta la alcaldesa, María Concepción Monte, quien avanza la intención de incluirle en la red de circuitos escénicos de la región.
La elaboración del plan director de la muralla para saber en qué condiciones está y qué medidas de conservación deben acometerse es otra de las iniciativas impulsadas desde el Ayuntamiento, que también quiere rehabilitar el edificio del Registro de la Propiedad para albergar la biblioteca y poder catalogar y mostrar el público el rico archivo histórico de la villa y estudia la posibilidad de intervenir en la vieja cárcel para poder mostrar al público cómo eran los calabozos o la vivienda del carcelero.
Pero los proyectos municipales van más allá de todo lo relacionado con el patrimonio de la villa. La educación y la sanidad son otros de los puntos de atención. El Ayuntamiento confía en que a final de este año comiencen las obras de centro de salud y en septiembre se iniciarán las clases en el nuevo centro de Primaria y Secundaria construido en el barrio de Santa Cruz, por lo que estudian las posibilidades de uso para el colegio que quedará vacío.
Aunque el turismo es uno de los pilares de la economía de Sepúlveda, el Ayuntamiento también quiere explotar las posibilidades industriales, por lo que han encargado un informe de viabilidad de un polígono en las inmediaciones.
Una alternativa más para ayudar a fijar población porque, aunque en el conjunto del municipio el padrón se logra mantener en los últimos años en torno a los 1.400 habitantes, lo cierto es que «choca la diferencia de vida» entre sus pequeños pueblos anejos, en continuo declive y casi condenados a la despoblación, y Sepúlveda, que logra mantener su censo y actividad.

 

 

 La villa de las siete llaves

Sepúlveda está declarada de Conjunto Histórico Artístico desde 1951

ELENA RUBIO ARAGONESES

 A Sepúlveda acuden los visitantes durante todo el año para descubrir la monumentalidad de esta Villa que fue declarada Conjunto Histórico Artístico en el año 1951. Sus calles, plazas y cualquier rincón de este pueblo está cargado de historia ya que por aquí han dejado su huella desde los celtíberos, pasando por los romanos, los visigodos o los musulmanes hasta que fueran conquistados por Fernán González en el año 940. Cuarenta y cuatro años después la ocupó nuevamente Almanzor pero el conde Sancho Gracia la recuperó de forma definitiva en el 1010.

Precisamente para atraer pobladores que desafiaran la peligrosidad de este lugar de frontera, el mismo Conde de Castilla, Fernán González, concedió a la Villa de Sepúlveda su Fuero. Es una figura administrativa que todavía permanece y que se recuerda en la Fiesta de los Fueros, celebrada hace menos de un mes.

Y es que ir a Sepúlveda es hacerse una idea muy clara de cómo era un pueblo medieval donde se puede descubrir un castillo y sus murallas defensivas. Además se conservan algunas de sus Siete Puertas, que según se cree, dieron nombre a la villa. Todavía se conserva la Puerta del Ecce Homo, la de la Fuerza y la Puerta del Río, junto a la hornacina de la Virgen de las Pucherillas. Como recuerdo a las siete puertas, en el escudo de la Villa aparecen dos llaves.

A partir del siglo X se construyeron las iglesias de la Villa, que han llegado a nuestros días. De esta manera se puede ver la iglesia de El Salvador, con su hermoso pórtico que agrupa los arcos por parejas; la de Nuestra Señora de La Virgen de la Peña, cuyo tímpano situado en la puerta de entrada es único en Segovia; la iglesia de San Bartolomé, donde destaca la escalinata de piedra está presidida por un bello crucero renacentista o la de Santiago, que cuenta con una cripta subterránea con tumbas antropomorfas.

La iglesia de Los Santos Justo y Pastor, actual sede de El Museo de los Fueros, merece una mención aparte. Este templo, declarado Monumento Nacional desde 1931, es la única iglesia de Sepúlveda que cuenta con tres naves, lo que indica que se trataba de una construcción ambiciosa que se puede comparar al románico de la ciudad de Segovia.

Pero Sepúlveda es mucho más y por eso merece la pena perderse por sus calles. Desde la Puerta del Ecce Homo y el camino de la Virgen de la Peña se encuentran algunas de las mejores casas blasonadas de la Villa. También es interesante la Casa de los Proaños, también conocida como 'Casa del Moro', porque en su parte superior de la fachada se encuentra esculpida la cabeza de un moro. Según la leyenda, este detalle de la casa recuerda la lucha cuerpo a cuerpo entre el Conde de Castilla y el Alcaide moro Abubad a quien Fernán González cortó la cabeza.

Y si se quiere descansar a comer, Sepúlveda cuenta con numerosos restaurantes y figones donde se puede degustar el famoso cordero asado en horno de leña.

  

TURÉGANO

 

Distancia a la capital: 34 kilómetros.
Supercie: 71,13 kms. cuadrados.
Altitud: 935 metros.
Población: 1.145 habitantes.
Pedanías: Aldeasaz. Berrocal. Carrascal. La Cuesta.
Comarca: Tierras de Segovia.
Lugares de interés: Castillo. Iglesia de Santiago. Plaza Porticada de los Cien Postes. Palacio Miñano. Palacio Episcopal. Sinagoga. Barrio Judío. Museo Forestal. Museo de Los Ángeles. ALDEASAZ: Casas típicas. BERROCAL: Casas de piedra y madera. CARRASCAL: Iglesia de San Martín de Tours. LA CUESTA: Iglesia románica de San Cristóbal.
Tradiciones: Es tradicional y peculiar, durante el Viernes Santo la Procesión de la Carrera, en la que las imágenes de La Dolorosa, el Nazareno y el Niño Dios se llevan a gran velocidad hasta el castillo, donde se recoge la imagen del Cristo del Amparo, para continuar la procesión hasta la ermita de la Virgen de los Remedios.
Gastronomía:
De gran renombre es su tradicional lechazo asado en horno de leña, pero también su plato de bacalao al ‘ajoarriero’, que se degustaba de forma tradicional en la feria de SanAndrés. También son típicos los bollos elaborados con manteca o las tortas de chicharrones.
Fiestas: Su fiesta mayor se celebra el primer fin de semana de septiembre en honor al Dulce Nombre de María. En ellas destacan los festejos taurinos. El lunes posterior a la Pascual de Resurrección celebran al romería de la Virgen de los Remedios. En julio la Feria de la Juventud y San Cristóbal y el 30 de noviembre la feria agrícola de SanAndrés.
 

 

 DESCRIPCIÓN 

La arqueología ha demostrado que sobre el cerro donde hoy se instala el castillo de Turégano, ya existió con anterioridad un castro arévaco, que posteriormente sería romanizado. La fortificación del lugar se realizó a finales del siglo XI, cuando el conde Fernán González comenzó a repoblar la zona. En el siglo XII Turégano (Torodano) era posesión de doña Urraca hija de Alfonso VI, la cual la entregaría al obispado de Segovia, convirtiéndose en villa episcopal. En esta villa segoviana se llegaron a celebrar algunos de los sínodos más importantes de la época. Fue importante encrucijada de caminos, llegando a ser famosas las ferias de ganado que se celebraban en septiembre y diciembre. 

Sobre el paisaje urbano de la villa, dividido en dos barrios: el del Altozano y Bobadilla, destaca la pictórica estampa retratada por el pintor Zuloaga de su castillo, el cual se comenzó a edificar en el siglo XII, aunque mucho de lo que hoy allí veamos es obra del XV. Dentro de su patio de armas se construyó la iglesia de San Miguel que cuenta con elementos arquitectónicos del románico y del gótico, en cambio la espadaña ya es obra del siglo XVIII. La fortaleza propiamente dicha, está defendida por un doble recinto amurallado con barbacanas y torres en los ángulos, y su lado meridional sirve de fachada a la iglesia mencionada, cuya puerta se adorna con escudo episcopal y se defiende con dos torres poligonales en el primer cuerpo y circulares en el segundo. En la época de Carlos III, el Castillo pasó a depender de la Corona aunque fue devuelto poco después al obispado segoviano. Actualmente está cedido al Ayuntamiento de la Villa por un periodo de cincuenta años, y gracias a esta iniciativa se está restaurando.

 

Dentro del casco urbano de la villa destaca su acogedora Plaza Mayor o “plaza de los cien postes”, rodeada de soportales en el más puro estilo castellano, así como el edificio de su Ayuntamiento sustentado por seis arcos de medio punto, junto con algunas casas hidalgas blasonadas. Próxima a esta Plaza Mayor se localiza la iglesia parroquial de Santiago, la cual mantiene en pie su ábside semicircular del románico tardío, pues los arcos de sus ventanas ya son algo apuntados. En su interior hay que hacer especial mención al retablo mayor rococó realizado en 1762 por el segoviano Francisco Rodríguez, que oculta otro románico de piedra. A este se unen los retablos colaterales de Nuestra Señora del Rosario y de Jesús Nazareno, una excelente pila bautismal románica, así como algunas otras piezas artísticas procedentes de otras parroquias tureganenses.
En las cercanías de la villa se localiza la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, que guarda una escultura románica de la Virgen de los Remedios. En una antigua fábrica de harinas, y fundado por la actriz Lucía Bosé, podemos visitar el Museo de los Ángeles, donde contemplaremos una curiosa exposición museística sobre el monotema de «los ángeles». También en Turegano se puede visitar el Museo Forestal, que se ubica en una antigua casa restaurada de un ingeniero de motes, donde se albergan recuerdos de las formas de trabajar y explotar por medios tradicionales los pinares del entorno, haciendo hincapié en los oficios de resineros, pegueros y piñoneros.
 

En el cercano pueblo de La Cuesta podemos ver la iglesia románica de san Cristóbal, en la que destacan su ábside, sus ventanales, los canecillos, así como su torre y las dos portadas. Dentro de ella se conserva también una pila bautismal románica, un púlpito gótico, el retablo mayor renacentista con pinturas del llamado Maestro de La Cuesta, y una cruz procesional barroca, realizada en Segovia en la primera mitad del siglo XVIII. A las afueras del núcleo se localiza la ermita de santa Rosa.

 

    PEDRAZA

 

Población: 472 habitantes.
Superficie: 31,6 Km2.
Actividades principales: Servicios, ganadería y agricultura.
Distancia de la capital: 37 kilómetros.
Pedanías: La Velilla y Rades de Abajo.
Gentilicio: Pedrazanos.
Comarca: Tierras de Sepúlveda 
 

DESCRIPCIÓN 

Dentro del término municipal de Pedraza, se localiza la conocida Cueva de la Griega, donde han aparecido numerosos vestigios de época prehistórica, incluidos un buen número de grabados rupestres con representaciones zoomorfas de caballos, cérvidos y bóvidos, que hacen de ella uno de los “santuarios” paleolíticos más sobresalientes de la Meseta Castellana.
Se cree que la actual Pedraza fue la antigua Metereosa, mentada por el autor clásico Ptolomeo. A través de la historia, la villa tuvo varios nombres: Petrazán, Petracia Serrana, etc. También se asegura que la madre del primer emperador romano de origen hispano, Marco Ulpio Trajano (c-53-117) era natural de esta villa, así como los mártires cristianos: san Eutrido y san Felicitas.
 

Pedraza como todas estas villas de la zona, fue repoblada tras la reconquista del territorio entre el siglo X y XI, consiguiendo su mayor esplendor en el siglo XV cuando era posesión de los Velasco, señores de la villa y de su castillo, aunque antes lo había sido de los Herrera. Formó parte de uno de los cinco ochavos en los que se dividía el territorio de Sepulveda. El nombre de la villa hace referencia a su ubicación en terreno fragoso, y no es más de un aumentativo de piedra.
La puebla medieval de Pedraza se levantó entre dos cerros, en el punto más escueto de una muela, lo que la convirtió en un bastión inexpugnable. A la entrada de la villa se localizan las ruinas de la ermita románica de Nuestra Señora del Carrascal, y a su casco urbano le sigue ciñendo su vieja muralla, cuyo único acceso es la puerta conocida como Arco de la Villa, sobre la que se conserva una inscripción que hace referencia al quinto condestable don Iñigo Fernández de Velasco, señor de la villa, así como la vieja cárcel, que hoy se puede visitar. Pedraza durante un buena parte de su historia ejerció como fortaleza, santuario y plaza de mercado para toda su comarca.
 

Como ya decíamos, el castillo de Pedraza se dispone estratégicamente sobre un levantamiento rocoso, en el cual se sabe que existió un castro prerromano. Un buena parte de su fábrica es gótica, habiendo sido posesión de los Fernandez de Velasco Condestables de Castilla, para muy posteriormente (1926) pasar a ser propiedad del pintor vasco Ignacio Zuloaga, que lo rescato de la ruina y el abandono. En este castillo estuvieron cautivos (s.XVI) los hijos del rey de Francia Francisco I, convertidos en rehenes de Carlos V después de la batalla de Pavía. Un buen foso rodea al primer recinto fortificado con cubos y baluartes, para en un segundo localizarse la torre del homenaje.
Por todo el vetusto caserío de Pedraza (Conjunto Monumental y premio "C" de Turismo de Castilla y León) veremos repartidos palacios y casonas hidalgas que fueron propiedad de magnates y ganaderos de la provincia que se avecindaron en Pedraza, pues ello les daba derecho al aprovechamiento de los pastos comuneros, donde apacentar sus grandes rebaños de ovejas merinas. Sus fachadas las veremos remontadas por los escudos de armas que recuerdan a los Bernaldo de Quirós, Aguilar, Ladrón de Guevara, Miranda, Escobedo, Castellanos, Contreras, Perez de Zúñiga, etc. De entre todas ellas, destaca la conocida como Casa de Pilatos y la del General Escobedo, que fuera secretario de Felipe II.
 

La Plaza Mayor, que también se conoció como plaza del ganado, es una de las joyas urbanas de la arquitectura histórica tradicional castellana. En ella se conserva su porticado de piedra y las balconadas del Ayuntamiento, junto al viejo edificio de La Taberna. Sobre este conocido espacio urbano de Pedrada, destaca la torre de la iglesia de san Juan Bautista que conserva vestigios de su primitiva traza románica, como el ábside de la cabecera y la esbelta torre, adornada en los cuerpos superiores por dobles arquerías románicas. El interior del templo fue totalmente remozado en época barroca, conservando su pila bautismal románica, algunos buenos retablos y un órgano del siglo XIX.
Cerca del castillo también veremos los restos de la ermita de Santa María de Mediavilla que fue románica, en el casco urbano las de santo Domingo y junto al Santuario de Nuestra Señora del Carrascal, patrona de la villa el acueducto del Caño.
Todos los años y en los dos primeros sábados de julio, en la Plaza Mayor de Pedraza se celebran conciertos nocturnos de música clásica, a los cuales acompañan treinta mil velas, como única iluminación en el casco urbano de la villa.
Rades de Abajo dista poco más de tres kilómetros de Pedraza y hoy forma parte de su término, dentro de él podemos comtemplar la iglesia de santa Ana y la fuente del Caño. Lo mismo ocurre con La Velilla, que también es lugar anejo a Pedraza, donde podemos ver su iglesia dedicada a El Salvador.
 

 FIESTAS 

Pedraza: Virgen del Carrascal (8 de septiembre). Rades de Abajo: Santa Ana. Santiago (finales de julio). Nuestra Señora del Rosario (primer fin de semana de octubre). La Velilla: San José (1 de mayo). El Salvador (5 y 6 de agosto). Nuestra Señora del Rosario (primer fin de semana de octubre).
En Pedraza también se celebran los Conciertos de Las Velas, los dos primeros sábados de julio.

 

 Un enclave medieval que mira al siglo XXI

 

El patrimonio histórico y el sector hostelero de Pedraza atraen cada día a decenas de visitantes

 

Una sinuosa carretera en pendiente conduce hasta el interior de la villa a través de la puerta de entrada, justo al lado de la vieja cárcel. En el interior del recinto, calles empedradas, fachadas de piedra en las que los escudos de casas señoriales se suceden hasta llegar a la plaza porticada. Y al fondo, el castillo, que debido a su ubicación puede divisarse desde lejos. Por el camino quedan las iglesia y las ermitas. Y el exterior del recinto amurallado que se asienta encima de la peña y que en 1951 le hizo ganarse el calificativo de Conjunto Monumental, otro templo y un acueducto.

 

Ese encanto especial, con una tranquilidad inusual, es aún mayor en uno de las citas ineludibles: los Conciertos de la Velas, los dos primeros sábados de julio, cuando además de un evento musical, Pedraza apaga sus faroles para iluminar su calles de tonos marrones y ocres con la luz de miles de velas. También los encierros por el campo que conducen a los astados hasta el centro del pueblo atraen a numerosos visitantes a la villa medieval.

 

Pero no hace falta que tenga un lugar un acontecimiento destacado para que decenas de turistas arriben a Pedraza. Un día cualquiera, los visitantes arriban a la localidad fortificada, aunque es durante el fin de semana y en verano cuando la presencia se nota más. De ahí que uno de los sectores más importantes en la economía pedrazana sea la hostelería, que también se ha extendido a las pedanías de La Velilla y Rades de Abajo, que tienen en el sector servicios uno de los pilares fundamentales de la economía.
Y es que precisamente los numerosos lugares para degustar la cocina tradicional castellana, con el cordero asado como el rey de la mesa en el millar de plazas en los restaurantes, junto con las posibilidades para comprar artesanía o pernoctar, sin olvidar su patrimonio histórico, su riqueza natural y su enclave, hacen de Pedraza un destino turístico por excelencia.

 

De ahí que los planes de futuro se encaminen por los derroteros que marcha el presente, íntimamente ligados con los servicios y el mantenimiento del legado histórico que hace mantener con vida Pedraza. Una de esa actuaciones en la rehabilitación del borde sur de la villa. Una obra que debe ser financiada con cargo al 1% cultural de Estado que el alcalde, Pedro Martín Arcones, espera con impaciencia, ya que fue aprobada hace casi diez años.

 

Cables y antenas

 

También para mejorar la estética del pueblo, entre los proyectos del Ayuntamiento figura quitar el cableado de las calles y, en un futuro, las antenas, «pero son obras que requieren mucha inversión», advierte el regidor. El consistorio también está pendiente de los problemas cotidianos y ansía la llegada de agua a través de la presa sobre el río Ceguilla que abarate los elevados costes que en estos momentos tienen el abastecimiento.

 

     Prohibido aparcar en todas las calles de la villa amurallada excepto en los aparcamientos habilitados al efecto, los pedrazanos ya están acostumbrados a la restricción y el Ayuntamiento también estudia crear más aparcamientos fuera del recinto amurallado «y mejorar los existentes», además de barajar la posibilidad de «crear nuevos accesos», y es que solo existe un pequeño arco de entrada y salida a las estrechas calles pedrazanas. Un lugar, escogido escenario de cine por directores tanto españoles como extranjeros, que en pleno siglo XXI todavía rezuma ese aire medieval que le vio nacer. 

 

Entre piedras y monumentos

Los festejos taurinos son un componente indispensable de las fiestas de Pedraza desde 1550 

Son días importantes. Son los días grandes en Pedraza. Como cada año, del siete al doce de septiembre, la localidad se engalana de forma especial para celebrar sus fiestas mayores, las de la Virgen del Carrascal. Días de alegría y diversión y también de cumplir con la tradición y los vistosos espectáculos que hacen que estos días la villa medieval luzca aún másespectacular.
Tradiciones y costumbres en las que lo religioso y lo pagano tienen igual importancia. Tras la víspera, el día 8 llega uno de los momentos más esperados. La virgen sale de la iglesia para procesionar por las calles de la villa. Delante, los danzantes van marcando con sus incesantes jotas el camino entre las piedras del suelo y de las fachadas de esta coqueta localidad de sinuosas y estrechas vías. Y de regreso, la puja por los palos de las andas dirime quién son los afortunados de introducir de nuevo a la patrona en el templo.
Ayer fue el momento de otros de los eventos más esperados y vistosos. La villa medieval, enclavada sobre una peña que aseguraba su buena defensa, asiste al espectacular y curioso encierro. Los cabestros y la pericia e intenso trabajo de los caballistas se encargan de conducir a los astados por el campo, desde la Dehesa de la Villa, hasta la vía de acceso a Pedraza, la que adentra a toros y corredores por la única puerta de entrada, y también de salida, de la localidad. Después, un recorrido que requiere destreza para los corredores, sin apenas escapatoria por las estrechas calles de la villa.
Y hoy, igual que ayer, las reses siguen formando parte del espectáculo, como lo hacen desde 1550, los toros son los protagonistas de las fiestas en una peculiar estancia. La plaza porticada se cierra y se convierte en coso taurino por unos días.
También las pedanías de La Velilla y Rades de Abajo cuentan con sus propias fiestas y costumbres: colocar el mayo o cucaña el 1 de mayo en La Velilla y celebrar Santiago con varios días de fiesta en el otro barrio que compone el municipio
.

 

Los Conciertos de las Velas reúnen en la villa a miles de personas

No son tan antiguos como las fiestas, pero lo cierto es que los Conciertos de Las Velas son una cita obligada, un reclamo perfecto para acercarse a una villa que no necesita excusas para acudir a disfrutar de su patrimonio natural e monumental que dibujan una especial figura de tonos cálidos de sus casas sobre una peña dibujada por el cauce de un río que también pone una nota de color.

Los dos primeros sábados de julio, la villa medieval luce de manera especial. Las farolas se apagan y miles de velas iluminan sus calles. El silencio de la multitud transita por unas calles con un colorido especial abarrotadas de gente y candelas. Y en la Plaza Mayor, una cita especial: un concierto de nivel que atrae hasta la localidad a decenas de personas de toda España.

Este año se han cumplido quince años de los conciertos, puestos en marcha por la Fundación Villa de Pedraza, impulsora de la iniciativa. Fomentar y proteger el rico patrimonio histórico que atesora Pedraza fue uno de los motores que impulsó la creación del colectivo en 1993. Aunque con algunos años de parón, los conciertos formaron parte del programa de actividades desde el principio como un instrumento para recaudar dinero, primero para la adquisición de la iglesia de Santo Domingo, hoy propiedad de la fundación, y ahora para afrontar su rehabilitación.

Aunque organizados por la Fundación Villa de Pedraza, los conciertos y la colocación y encendido de las miles de candelas cuentan con la colaboración de los vecinos, que se vuelcan en la puesta en marcha de uno de los eventos que más gente congrega en la villa.

 

 

CONTACTO:

 

CASA RURAL

“La Ribera del Río San Juan”

Plaza del Potro, 4

40380 ALDEONSANCHO (Segovia)

Tlfno.:  665 93 71 71

pág. web: www.lariberadelriosanjuan.com

Correo electrónico: lariberadelriosanjuan@gmail.com

                                                             Titular: Miguel Ángel Martín Martín

 

galería de fotos